EL SABADO… Y EL DOMINGO

                

EL SABADO… Y EL DOMINGO
El Día de Descanso
El Día del Señor

La Biblia muestra que los primeros cristianos santificaban el domingo y no el sábado, como el Día del Señor, el Día de Descanso… y lo comnezaron a celebrar exactamente desde el domingo después del domingo de Resurrección.

La palabra "Sabath" de los Judíos no significa sábado, sino "descanso"… el Sábado era el día de Descanso de la Creación (Génesis 2:1-3).

La palabra "Domingo" viene del latín "Dominus", que quiere decir "Señor", porque los primeros cristianos lo llamaban así, el "Domingo, el día del Señor"… El Domingo es el Día de la Resurrección de Cristo, el Día de la "Nueva Creación".

Jesucristo resucitó un domingo, y no un sábado, como nos dicen Mateo 28:1, Marcos 16:1, Lucas 24:1, Juan 20:1.

El domingo siguiente a la Resurrección, los cristianos celebraron ese gran acontecimiento, y las apariciones de Jesús a ellos mismos, y así lo siguieron celebrando cada domingo, para recordar la maravilla de la resurrección del Señor. El sábado no tenían nada que celebrar, porque el sábado Jesús estaba muerto, y los apóstoles encerrados por miedo a los judíos (Juan 20:19).

Así, los primeros cristianos empezaron a celebrar el domingo como el Día del Señor, el día de descanso, en vez del sábado, que era la costumbre antes de Cristo. No fue ningún Papa quien cambió esta costumbre, sino los primeros cristianos como nos lo enseña la Biblia en Hechos 20:7: El domingo, estando nosotros reunidos para partir el pan… Aquí nos dice que el domingo es cuando se reunieron para partir el pan, para descansar, para celebrar el día del Señor, que eso es lo que hacían cuando se reunían para partir el pan. Lo mismo nos enseña San Pablo en 1 Corintios 16:2: El domingo, cada uno ponga aparte lo que bien le pareciere, de modo que no hagan las colectas cuando yo vaya

.

Así es que bien claro nos enseña la Biblia que fueron los primeros cristianos los que cambiaron esta costumbre de celebrar el "domingo", el día del Señor, en vez del sábado. No fue cambiado por ningún Papa, como los Adventistas tratan de insistir en su ignorancia o malicia; por favor, si conoce algún Adventista, invítele a que lea en la Biblia las citas anteriores…

El problema de los Adventistas es que no tienen "Papa", pero tienen "Papisa", ellos creen más lo que dice Ellen White que lo que dice la Biblia. Todos los Adventistas, ¡y sólo los Adventistas! celebran el sábado, cuando el resto de los 2,000 millones de cristianos celebran el domingo como el Día del Señor. Y los Adventistas, lo celebran el sábado, no porque lo lean en la Biblia, sino porque se lo dice su "Papisa" Ellen White. Si no fuera ésta la razón, por lo menos algún Adventista leería en la Biblia que el domingo es el Día del Señor, como lo leen otros 2,000 millones de cristianos.

Me da pena leer en los libros adventistas que consideren a todos los demás cristianos del "Anticristo", sólo por el hecho de que celebren como el día de descanso el domingo en vez del sábado. Se parecen a los fariseos cuando criticaban a Jesús en Marcos 2 y en Juan 5 y en Juan 7, porque hacía curaciones en sábado, y Cristo tuvo que decirles: El sábado se ha hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado (Marcos 2:27).

Me da pena que los adventistas le den tanta importancia a algo tan secundario y tan claro en la Biblia. Si Jesús hubiera resucitado un martes, el Día del Señor, de descanso, sería ahora un martes, y sería la misma cosa que si fuera un domingo o un sábado. Lo importante es dedicar un día al Señor, dejar todas las tareas diarias y dedicar el día entero a honrar y alabar a Dios y a darle gracias, y a conocer más la Palabra de Dios. Y en esto sí que creo que todos podríamos enmendarnos un poco, en dedicar el Día del Señor al Señor, y no a nuestra holgazanería. Por lo demás, lo del día, no sería tan importante. San Pablo nos enseña esto mismo cuando nos dice: Que nadie os critique por cuestiones de cominda o bebida… o por el sábado (Colosenses 2:17).

La Biblia nos enseña que después de la Resurrección de Cristo, los judíos no cristianos seguían celebrando el sábado como el día de descanso, y por eso San Pablo iba a sus sinagogas a predicarles los sábados, que es cuando se reunían (1 Cor. 11:1 y Hechos 18:4).

Pero los cristianos y judíos convertidos a Cristo celebraban el día de descanso el primer día de la semana, el domingo, el día del Señor (1 Cor. 16:2, Hechos 20:7).

Estas son las únicas citas que hace el Nuevo Testamento sobre el Sábado y el Domingo como días de descanso, del Señor.

El Concilio de Laodicea decretó oficialmente el Domingo como el Día de Descanso, el Día del Señor, en el año 363. Pero el Domingo se venía ya celebrando en toda la Cristiandad como el Día del Señor exactamente desde el Domonigo después del Domingo de Resurrección. Y entonces sólo había una Iglesia, no había división de católicos y protestantes y ortodoxos.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a EL SABADO… Y EL DOMINGO

  1. CARLOS dijo:

    primero que todo no se que clase de biblia tu estas leyendo el mismo cristo dijo yo soy el senor de sabado nadie en esta tierra podra cambiar el dia de reposo tu dices que nosotros creemos mas lo que dice ellen white pero ustedes tienen papa que no cree en lo que la biblia dice nosotros no nos dirijimos por palabra de hombre sino por palabra de DIOS .

  2. CARLOS dijo:

    Los argumentos presentados en las "Cuarenta preguntas para los Adventistas del Séptimo Día acerca de la ley y el sábado de Israel" no son sino las mismas objeciones de siempre, sin aportar nada nuevo. Estos argumentos, esgrimidos desde el principio por los antinomianistas contra los adventistas, ya han sido abundantemente contestados y rebatidos. El hecho de que la respuesta adventista no haya recibido una réplica, demuestra la total falta de argumentos por parte de los enemigos de la ley de Dios, por lo que se ven precisados a repetir y repetir los mismos argumentos una y otra vez, fundándose en pasajes descontextualizados, explicaciones deficientes de las cartas de Pablo, y una abierta distorsión de la historia del cristianismo.El protestantismo histórico defendió la vigencia, eternidad e inmutabilidad de los Diez Mandamientos, y condenó el antinomianismo como una herejía peligrosa. Hoy, el protestantismo ha sido invadido por el antinomianismo y condena como herejes a quienes defienden la vigencia de la ley de Dios. ¡Ay, cómo han cambiado los tiempos!Este rechazo del protestantismo a la ley de Dios se produce en la historia precisamente cuando aparece el movimiento adventista proclamando al mundo: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas (Apoc. 14:7). La denuncia adventista era obvia: si la ley de Dios es eterna, entonces los cristianos debían guardar también el cuarto mandamiento, "porque cualquiera que guarde toda la Ley, pero ofenda en un punto, se hace culpable de todos" (Sant. 2:10).Como no hay manera de justificar con la Biblia el cambio del día de reposo ni la abrogación de alguna parte de los Diez Mandamientos, el protestantismo no ha tenido otra alternativa que declarar nula la ley de Dios. Y al hacerlo, no reparó en las insalvables contradicciones e incongruencias en que caía, pues lo que más le importaba no era la fidelidad a la palabra de Dios, sino el disfrute de una pretendida libertad cristiana entendida como la ausencia de todo compromiso del hombre con su Creador, blandiendo para tal fin el argumento de la gracia, como si el concepto divino de la gracia implicase la abolición de la ley de Dios. Así se cumple en el protestantismo lo que escribe el profeta: "Le escribí las grandezas de mi Ley, y fueron tenidas por cosa extraña" (Os. 8:12). Sí, el protestantismo, que antes había resaltado la vigencia y perfección de la ley de Dios, hoy la considera una cosa extraña, algo propio de los judíos y de los judaizantes, y no de los cristianos, como si la Biblia no dijera que los santos son aquellos que "guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo" (Apoc. 12:17).

  3. CARLOS dijo:

    Para empezar, hace falta que se citen las fuentes que demuestran que todos los cristianos de los primeros siglos guardaban el domingo en lugar del sábado. Por el contrario, consta en la historia que la observancia del domingo fue introduciéndose de manera gradual en el mundo cristiano.La historia enseña (no los adventistas) que fue Constantino el Grande quien el 3 de marzo de 321 decretó la santidad del venerabilis dies solis, para legitimar una práctica pagana que se había infiltrado en la iglesia desde los primeros siglos.Tal como lo confiesa el sacerdote jesuita Félix Moracho, "El emperador Constantino, el año 321 decretó que el domingo tienen que descansar los jueces y las demás actividades ciudadanas. Este descanso, en los siglos V y VI se generalizó y se fue interpretando rigurosamente". Después de Constantino, Graciano y Teodosio ratificarán esta medida. El papa Inocencio I, en el 416 (su último año de pontificado), decretó que el domingo fuese día de ayuno. En el 538 el Concilio de Orleáns prohibió que se hiciera en domingo el trabajo con arado, o en viña, siega, cosecha, descasque, cultivo, seca, a fin de que las personas pudiesen frecuentar la iglesia. Y en el 590 el papa Gregorio I condenó como "anticristo" a quien enseñara que debiese guardarse el sábado como día de reposo. Esto revela que, al contrario de lo que se asegura en la pregunta 23, sí había cristianos que guardaban el sábado contrariando así los decretos imperiales y pontificales. De no ser así, ¿qué sentido tenía la amenaza de Gregorio?El historiador católico Sócrates Escolástico registra hacia el año 440 que "aunque casi todas las iglesias del mundo celebran los sagrados misterios cada semana en sábado, los cristianos de Alejandría y de Roma, por una antigua tradición, han dejado de hacer esto". Por su parte Sozómeno, otro historiador católico, registra más o menos hacia la misma fecha: "la gente de Constantinopla, y de casi todas partes, se reúne en sábado, tanto como en el primer día de la semana, costumbre que nunca se observa en Roma ni en Alejandría". Así que la propia iglesia católica reconoce que la mayoría de los cristianos del mundo guardaba el sábado a mediados del siglo V.Será con el paso del tiempo que la iglesia romana presionará por la implementación de la observancia del domingo, lo que finalmente conseguirá. El Catecismo del Concilio de Trento confiesa: "La Iglesia [católica] de Dios en su sabiduría ha ordenado que la celebración del día sábado fuese transferida al «día del Señor» [domingo]". Este catecismo fue escrito por orden del Concilio de Trento y publicado bajo la autoridad del papa Pío V.Las investigaciones históricas confirman además el origen pagano de la celebración del domingo como día de reposo por parte del catolicismo. Franz Cumont declara: "La preeminencia asignada al dies solis ["día del sol"] ciertamente contribuyó al reconocimiento general del Domingo como día de fiesta", lo cual es ratificado por P. Cotton: "No puede negarse que el uso pagano del Domingo ha tenido un apreciable efecto en la Cristiandad al traer el Domingo Cristiano en preeminencia en la Iglesia como el único día de adoración".Por su parte A. P. Stanley explica:La retención del antiguo nombre pagano de Dies Solis, o Día del Sol ["Sunday", en inglés] para la observancia semanal cristiana se debe en gran medida a la unión del sentimiento pagano y el cristiano con que Constantino recomendó a sus súbditos, tanto paganos como cristianos, que el primer día de la semana fuera «el día venerable del Sol»… Era su modo de armonizar bajo una institución común las religiones discordantes del Imperio.Pero si fue Constantino quien lo hizo, ¿por qué los adventistas denuncian al catolicismo de haberlo hecho? Porque, tal como lo explica el católico C. S. Mosna en su trabajo doctoral, fue la iglesia católica la que "influyó en la decisión de Constantino de hacer del domingo un día de reposo para todo el imperio, y esto indudablemente fue para darle al día del Señor un lugar preeminente sobre los otros días". Es por esto que la iglesia católica "puede reclamar el honor de haber garantizado al hombre una pausa en su trabajo cada siete días".De manera que está más que probado que fue la iglesia católica, y no los apóstoles, la responsable de haber sustituido al sábado bíblico por el domingo pagano como día de reposo.

  4. CARLOS dijo:

    # 3 De manera que está más que probado que fue la iglesia católica, y no los apóstoles, la responsable de haber sustituido al sábado bíblico por el domingo pagano como día de reposo.En cuanto a los cristianos que guardaban el domingo desde el segundo siglo, eso no demuestra que el domingo sea el verdadero día de reposo. Al contrario, lo que hace es ratificar que la apostasía predicha se estaba cumpliendo. Pablo demuestra que los cristianos de Galacia estaban enseñando herejías como la autojustificación por obras. Él los llama "insensatos" (Gál. 3:1). Aunque eran cristianos verdaderos, se habían alejado de la doctrina cristiana original apenas unos diez años después de haberla recibido. Las cartas dirigidas a las siete congregaciones del Asia Menor remitidas por medio del apóstol Juan demuestra además que diferentes herejías estaban abrumando a la comunidad cristiana primitiva. Si eso ocurría con la doctrina en presencia de los apóstoles, ¿qué no podía ocurrir después de la muerte de ellos?En las catacumbas, donde se refugiaron los cristianos del imperio Romano durante los siglos II y III, se aprecia una iconografía que habla de un verdadero culto a la imagen de María, lo cual revela que "estaba difundida esta devoción a la Virgen".A pesar de que la sola idea de dar "devoción" a María pueda causar hoy horror a los protestantes, es un hecho incuestionable que los cristianos de los primeros siglos se estaban apartando del segundo mandamiento, que prohíbe el culto a las imágenes, así como del cuarto, que ordena el reposo del sábado. Por eso, si se quiere vindicar la celebración del domingo en razón de que los cristianos de los primeros siglos así lo hicieron, habría que validar también el culto a las imágenes, así como otras doctrinas no menos paganas que fueron infiltrándose en la iglesia desde los tiempos de los apóstoles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s