YO, JESUS, ¡ESTOY SIEMPRE CONTIGO!

¡Su Aparición!

Yo, Jesús, ¡estoy siempre contigo!

 

¡Su aparición!

 

Quizás usted nunca ha visto a la Virgen o a Jesús… ¡pero están ahí, a su lado!… lo mismo que las ondas de la radio y televisión, y lo mismo que el sol y el amor… sin ellos se frisaría de angustia y de dolor…

Haga una Oración… un Padrenuestro… un Avemaría… pida por algo muy importante en su vida, pero que parece un imposible de lograr… y yo le garantizo que va a ver maravillas en su vida…

¡Dios siempre responde a la Oración!… de dos formas:

1- Calmando la tempestad: Sanando esa enfermedad, o solucionando esa quimera con el hijo o esposa o marido… o arreglando su problema de trabajo, o dinero, o inmigración, o vivienda…

2- O Calmándolo a usted… y va a pasar en medio de la tempestad, pero con la paz y gozo y amor que solo Jesús puede dar…

… Quizás usted se va a morir, como todos nos tenemos que morir, ¡pero va a morir con paz y gozo!… quizás ese hijo o esposa o marido sigan siendo "rebeldes", pero usted se va a sentir con gozo y paz y amor, ¡aunque se hunda el mundo alrededor!…

Trátelo… ¡ahora mismo!…  y usted va a ver cosas lindas en las parras de su viña…

… Si usted no es Cristiano, no importa, no le cuesta nada… yo le garantizo, en el nombre glorioso de Jesús, que van a suceder maravillas en su vida…

… Quizás usted mismo pueda tener una Aparición de Jesús o María… pero lo importante en su vida, no es realmente esa Aparición… sino que se solucione ese problema serio y aparentemente imposible… y, sobre todo, que viva esta vida en la tierra con gozo y paz y amor… y, ¡se lo garantizo!, el Señor se lo va dar, ¡aun en medio de las tormentas de la vida!… ¡Alabado sea el Señor!…

… El Señor le va a regalar, con mucho amor, exactamente lo que mejor la va a ayudar a usted para que sea feliz eternamente en el Cielo… que para eso estamos todos en la Tierra, ¡para ir al Cielo!…  ¡somos ciudadanos del Cielo!…

Todo este Universo que conocemos es como una gota de agua en comparación con Dios!… las maravillas y bellezas que admiramos y deseamos son como nada en comparación con lo que Dios tiene preparado para aquellos que le aman (1Cor.2:9)…

… Y sobre todo, la eternidad feliz… el hombre y la mujer son como un pozo infinito, que solo puede llenarse con el infinito… le echamos a ese pozo gozos y placeres y honores y poder, ¡y sigue siempre vacío!… solo puede llenarse con el amor, ¡con Dios!.

A veces se nos olvida, pero usted y yo estamos aquí en la Tierra para alabar a Dios y glorificar su nombre, y después gozarle eternamente en el Cielo Eterno.

¡Su aparición!… la que Dios quiera aquí en la tierra… quizás sea Dios, que se le presenta en forma de flor o de un vecino o del viento o del sol… o de un gran dolor… su Aparición será la que Dios, su Papá, crea que es la mejor que le ayude a usted a ir al Cielo Eterno, ¡alabado sea el Señor!.

                                      Yo, Jesús, Dios…¡ESTOY SIEMPRE CONTIGO!

Me necesitas? Estoy aquí contigo.

No puedes verme, sin embargo soy la luz que te permite ver.

No puedes oírme, sin embargo hablo a través de tu voz.

No puedes sentirme, sin embargo soy el poder que trabaja en tus manos.

Estoy trabajando en ti, aunque desconozcas Mis senderos.

Estoy trabajando, aunque no reconozcas Mis obras.

No soy una visión extraña. No soy un misterio.

Sólo en el silencio absoluto, más allá del "yo" que aparentas ser, puedes conocerme, y entonces sólo como un sentimiento y como fe.

Sin embargo, estoy aquí contigo.

Sin embargo, te oigo. Sin embargo, te contesto.

Cuando me necesitas, estoy contigo. Aunque Me niegues, estoy contigo.

En los momentos en que más solo crees encontrarte, Yo estoy contigo.

Aun en tus temores, estoy contigo. Aun en tu dolor, o desamparo, o desesperación, estoy contigo.

Estoy contigo cuando oras y cuando no oras.

Estoy en ti, y tú estás en Mí.

Sólo en tu mente puedes sentirte separado de Mí,

Pues sólo en tu mente están las brumas  de " lo tuyo" y "lo Mío".

Sin embargo, tan sólo con tu mente, puedes conocerme y sentirme.

Vacía tu corazón de temores ignorantes.

Cuando quites el "yo" de en medio, podrá conocerme.

De ti mismo no puedes nada, pero Yo todo lo puedo. Yo estoy en todo.

Aunque no puedas ver el bien está allí,  pues Yo estoy allí.

Estoy allí porque tengo que estarlo, porque Yo Soy.

Sólo en Mí, tiene el mundo significado.

Sólo en Mí, toma el mundo forma.

Sólo en Mí, el mundo sigue adelante.

Soy la ley en la cual descansa el movimiento de las estrellas y el crecimiento de toda célula viva.

Soy el amor que es el cumplimiento de la ley. Soy seguridad. Soy paz.

Soy tu unificación. Soy la ley por la cual  vives. Soy el amor en que puedes confiar.

Soy tu seguridad. Soy tu paz. Soy uno contigo. Yo Soy.

Aunque falles en encontrarme, Yo nunca dejo de encontrarte.

Aunque tu fe en Mí es insegura, Mi fe en ti nunca flaquea.

Porque te conozco, porque te amo, mi bien amado, estoy contigo… ¡siempre!… ¡ahora mismo!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a YO, JESUS, ¡ESTOY SIEMPRE CONTIGO!

  1. Mar�a Antonia dijo:

    tu señor eres mi luz y mi esperanza solo en ti confio y te entrego todo mi amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s