ALABAR A DIOS

                                           Diez razones para alabar a Dios                                          

Efesios 1:3–14

El primer capítulo de Efesios describe las bendiciones que Dios le da a usted y a todos los creyentes en Cristo Jesús. Que estas diez razones para alabar a Dios vengan a su mente a menudo mientras usted recuerda todo lo que Dios ha hecho por usted.

1. Porque Él lo ha bendecido con toda bendición espiritual

«Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo» (v. 3).  A Dios le encanta bendecir a su pueblo. A causa de que sus bendiciones espirituales están aseguradas en el cielo, no están limitadas por nuestras acciones o por el tiempo terrenal. Están basadas en Su carácter y en Su propósito para usted.

2. Porque Él lo ha escogido

«Según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de Él» (v. 4)

Ningún cristiano comprende por qué Dios lo escogió, pero en Su gracia Él lo hizo. Usted era parte de su plan divino antes que el tiempo comenzara. ¿No lo motiva esa gracia a amarlo y a vivir para Él aun más?

3. Porque Él lo ha predestinado y adoptado

«En amor nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad» (v. 5).

Predestinado significa «escogido de antemano». La obra de Dios en su vida garantiza que Él cumplirá Su plan perfecto para usted: que usted sea adoptado en Su familia. A causa de lo que Jesús hizo en la cruz, cuando usted cree, se convierte en un hijo o hija del Dios Viviente.

4. Porque Él lo ha redimido

«Para alabanza de la gloria de su gracia que gratuitamente ha impartido sobre nosotros en el Amado. En Él tenemos redención mediante su sangre» (v. 6–7a).

Dios envió a su Hijo para pagar el precio que lo compraría a usted; para librarlo de la prisión de la consecuencia de su pecado. El precio que Dios pagó no fue en plata ni oro, sino en la sangre preciosa de Su propio Hijo (1 Pedro 1:18–19). ¡Dios lo ha hecho a usted libre!

5. Porque Él lo ha perdonado

«[Nosotros tenemos] el perdón de nuestros pecados» (v. 7b).

A causa del sacrificio de Jesús, Dios ya no cuenta la deuda de su pecado contra usted. Él ha perdonado todos sus pecados. Esto significa que Él ya no recuerda ninguna de sus transgresiones. ¡Usted es sin mancha ante Él! Usted puede estar seguro de su perdón continuo hoy… y aun mañana.

6. Porque Él ha hecho abundar su gracia sobre usted

«… según las riquezas de su gracia que ha hecho abundar para con nosotros» (v. 7c-8a)

La gracia de Dios significa «Su favor inmerecido». Dios le da a usted lo que no merece. Usted ha sido bendecido con vida, aliento, compañerismo con Él, y muchísimo más. Dios anhela darle gracia a las personas, y cuando Él da, Él da abundante y extravagantemente.

7. Porque Él nos ha dado a conocer el misterio de su voluntad

«En toda sabiduría y discernimiento nos dio a conocer el misterio de su voluntad, según el beneplácito que se propuso en Él, … es decir, de reunir todas las cosas en Cristo, tanto las que están en los cielos, como las que están en la tierra» ( v. 8b–10).

El misterio que Dios reveló a través de Jesús es su plan de salvación. Dios también ha dado a conocer su deseo de que todos los creyentes estén unidos en un mismo cuerpo, la Iglesia. No hay división entre hombre y mujer, esclavo o libre, judío o gentil. Somos uno en Cristo.

8. Porque Él ha proporcionado una herencia eterna

«En Él también hemos obtenido herencia, habiendo sido predestinados según el propósito de aquel que obra todas las cosas conforme al consejo de su voluntad, a fin de que nosotros, que fuimos los primeros en esperar en Cristo, seamos para alabanza de su gloria» (v. 10b–12).

Al presente, Dios le ha dado a usted todas las recompensas de la salvación, incluyendo la paz con Dios y ser coheredero con Cristo. En el futuro, usted heredará todas las riquezas espirituales del cielo. Este regalo es para el bien de usted y para Su gloria.

9. Porque Él lo ha sellado en Cristo

«En Él también vosotros, después de escuchar el mensaje de la verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído, fuisteis sellados en Él con el Espíritu Santo de la promesa» (v. 13).

Dios lo ha «sellado», o marcado, a usted como propiedad de Él a través de la presencia del Espíritu Santo en su vida. Este sello fue una acción permanente que le da la seguridad de que usted es hijo de Dios, teniendo derecho a Sus riquezas y a Su bondad.

10. Porque Él ha garantizado su herencia

«[El Espíritu Santo] nos es dado como garantía de nuestra herencia, con miras a la redención de la posesión adquirida de Dios, para alabanza de su gloria» (v. 14).

La presencia del Espíritu Santo en su vida es una promesa, un primer pago, de los tesoros que serán suyos en el cielo. Cuando usted vaya al cielo, morará con Dios plenamente. Hay más en camino. ¡Qué razón tan maravillosa para alabar a Dios!

                                                                                                   

GRACIAS MI DIOS.                                                                                                                                                                                                                   

EN ESTE VIDEO ME RECUERDA EL DIA QUE ME ENCONTRE CONTIGO Y ME ENAMORE PERDIDAMENTE DE TI, COMO OLVIDARLO FUE UN 13 DE OCTUBRE DE 1990, RECUERDO PERFECTAMENTE MUY BIEN CUANDO  Y DONDE FUE, UN LUGAR BELLO LLENO DE MUCHA VEGETACION Y MUCHO CONTACTO CON LA NATURALEZA EN TEOCELO,VERACRUZ, RECUERDO PERFECTAMENTE MUY BIEN QUE ESE DIA ME ENCONTRABA VIVIENDO UN HERMOSO RETIRO DE RENOVACION AL ESPIRITU SANTO Y FUE PRECISAMENTE AHÍ DONDE PROMETI AMARTE PARA EL RESTO DE MI VIDA, Y EN ESOS MOMENTOS TU VENISTES A MI VIDA FUE UN DIA MUY ESPECIAL, PORQUE EN ESE DIA CAMBIASTES MI CORAZON EN UN NUEVO CORAZON, Y POR ESE MOTIVO CON TODO MI AMOR TODA MI VIDA TE ALABARE, GRACIAS MI DIOS POR ESTAR SIEMPRE CONMIGO EN LAS BUENAS Y EN LAS MALAS, EN TODO MOMENTO ESTAS CONMIGO LLENANDOME DE MUCHAS BENDICIONES, PAZ Y AMOR, GRACIAS POR DARME UNA FAMILIA MUY BUENA QUE SE PREOCUPAN POR MI BIEN Y SE QUE SIEMPRE ESTAREMOS JUNTOS CON LA FE PUESTA EN TI, Y GRACIAS TAMBIEN TE DOY PORQUE HACES QUE A TU LADO ME SIENTA COMPLETAMENTE FELIZ, NUNCA QUIERO ALEJAR DE TI, PORQUE NO QUIERO CAMINAR EN MEDIO DE LA OSCURIDAD Y ESA LUZ QUE ME REGALAS TODOS LOS DIAS YA NO LA QUIERO PERDER PORQUE CAMINO CON MUCHA SEGURIDAD Y SIN TEMOR A TROPEZAR, POR TODO ESTO  JAMAS ME CANSARE Y SIEMPRE TE ALABARE. MUCHAS GRACIAS MI DIOS!!! POR SER TODO UN AMOR CONMIGO. ATTE. TU HIJA GISELL

  

 QUIERO ALABARTE.

  ¡Quiero alabarte!,

más y más aún.

¡Quiero alabarte!,

más y más aún,

buscar tu voluntad,

tu gracia conocer.

Quiero alabarte.

Las aves del cielo

cantan para Ti,

las bestias del campo

reflejan tu poder.

¡Quiero cantar!,

¡quiero levantar

mis manos a Ti!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ALABAR A DIOS

  1. Maria Luisa dijo:

    El encuentro personal con Dios nos marca un cambio de 180 grados en nuestra vida ¡Ya nada es igual! Me alegro en el Señor que lo hayas experimentado, son regalos celestiales que irrumpen en la historia personal del hombre.Gracias por el video, estuve alabando a Dios , acompañando tan bella canción. Besitos y bendiciones: María Luisa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s